La Lojia de Zerbu

Loz Prozjritoz jobiernan en zu pueblo i nozotro en el nueztro, ea. Loz tiempoh de pohpreridad an acabao. Ullendo de la maz ke poblable deztruzio, un jrupo de balienteh hidealiztah ze a refujiao en el bozke de Zerbu...... Rabín, Baldenar de Hakre, Narizotas, Larozeña, el Chalao, Barrufet, ... de loz kuatro puntoz kardinalez, lentiamente ban yejando los ombres livres hal interio del labirinto de Zerbu.

Nombre:

Soy un gnomo

miércoles, junio 21, 2006

A por el bosque vecino

Como la cuadrilla de mi homónimo ha decidido silenciar las opiniones divergentes para hacerse un bosquecito muy mono, muy mono, donde estén tan agustito él y su libertina Barragana, perdón Lagarterana, pues nosotros hemos pensado que hay que abrir las puertas del campo que Antonio Campos, Felipe Jiménez, Carlos Pereira, Pere (y no Pera) Martínez, Pablo Manzano, Jordi, Joan y Josep (las tres jotas) y nadie más han ido colocando.

Especialmente deseamos que experimenten la vaporosa sensación anal que supone quedar expuestos al ridículo en un lugar público o semi-público sin poder defenderse de ataques maliciosos, aparentando dar a conocer verdades y secretos.

Recordaréis todos cómo la mujer de Felipe se ofrecía en el bosque pidiendo consuelo sexual. Nadie con sensatez hubiera aceptado la oferta, a menos que pagara ella. El, que con paroxetina sobrevive beatíficamente, sí puede y debe aguantarla, puesto que para eso es su mujer. Mientras la mujer pratica el sexo virtual en el bosque, Felipe anda haciendo las bobadas tradicionales, sintiéndose como el príncipe destronado reconvertido en puñetero bufón de Josep, que como le ríe las gracietas y lo alienta para que large gilipolleces y teniendo tiempo al estar en situación de invalidez bancaria, pues hala, a soltar tonterías en cadena. Por lo menos vale para algo aparte de para dar créditos fallidos. Si Santa Engracia levantara la vista.

Hay más, y hay que dar la caña necesaria y proporcionada a los especímenes del bosque vecino. Pero eso sí, mandan ellos: frente a un golpe, mamporrazo, contra un ataque, al despelleje y así seguiremos, que hay mucho, muuuuuucho que contar de Antoñita la fantástica, del subnormal de Pera perita peraaaaaa y del resto de los componentes de esta bazofia.

Vostros mismos con vuestros mecanismos, chapucetes.